sábado, 5 de marzo de 2011

Ya es otoño...


... me asomé a la ventana del oeste de mi estudio y vi que por el norte floreció el jacarandá...





Y por el sur lo de siempre, que no florece



Pero por el este, como no se ve nada, me fui a la terraza




El 25 de marzo, como para que no olvidemos memorizar, el cielo apareció cerrado, al sur del oeste


Después, uno cierra la ventanita y entonces la ve. La ventanita estaba ahí desde antes de abrirla y de cerrarla, de recordar y de olvidar. Pero uno se da cuenta cuando ve la ventana,  uno se da cuenta de que, si uno no puede poner la propia mugre en foco, uno es invisible. Somos sobre todo esa roña que nos desperfecciona, nos vulgariza, nos visibiliza...




cerrados, encerrados, colgados del polvo, de la grasa, anulados en la transparencia...



Publicar un comentario