viernes, 4 de abril de 2014

21 de enero, Orvieto, rumbo a las tumbas etruscas, en el faldeo de la montaña




Para salir de la ciudad




Los muros en el descenso al yacimientos de tumbas









Una construcción no identificada






 Vista del campo y ciudad que rodea Orvieto


2 comentarios:

Laura Rivera dijo...

La primera es muy bella, Dano. Ese camino de piedra, con el detalle del farol te transporta a otro tiempo. Me gusta mucho.
Y esos muros cubiertos de musgo, son increíbles. La tercera, a pesar de todo ese verde, se siente un poco asfixiante y es que resulta imposible escabullirse por los costados... así y todo, es fascinante!

Daniel Rodriguez dijo...

Esa bajada a las tumbas etruscas es toda una experiencia, muy intenso todo. Las nubes negras y blancas y pedazos de cielo y todo empujado por el viento y abajo la luz que lo cambia todo, las formas, los colores...